EL SEÑOR OS HA ESPERADO AQUÍ EN ESTA MONTAÑAGiovanni Paolo II, 24/03/2000